4 CONSEJOS PARA DESTACAR EN UNA ENTREVISTA DE TRABAJO

Te ha pasado que postulas a una oferta laboral que cumple con tus aspiraciones, y entonces te enfrentas a la incertidumbre sobre el proceso de selección…. ¿Estarás perfilado adecuadamente? ¿Cómo estará la competencia?, y es que no sé si a ti te pasa como a mí, que te encuentras todos los días con todavía niños que no solo tienen segundo o tercer idioma, sino que además ya hasta tienen magister. Y yo? Bueno, mi currículo no está tan mal, pero igual genera temor, ¿no? Claro! ¡Es que además trabajan por la mitad del dinero!

Entonces, ¿cómo puedes sobresalir en un proceso de selección para tu trabajo soñado?

A continuación, te voy a dar mis consejos, desde la experiencia que tengo como líder de equipos para que tengas una mirada de lo que un entrevistador espera encontrar.

Prepárate:

Lo primero que busco cuando hago una entrevista, es que la persona que tengo al frente se haya tomado el tiempo de investigar y prepararse. Entonces, si quieres iniciar sobresaliendo, averigua todo lo que puedas sobre la empresa, el cargo y las funciones al cual te estás postulando. Un valor agregado es construir tu plan de trabajo, basado en la investigación que realizaste. Incluye mercado al cual te enfrentas, productos/servicios potenciales, foco en el plan de acción.

Puede ser que en la entrevista no haya lugar a decir el plan de trabajo de forma textual, pero te aseguro, que el hacer esta tarea te ayudará tanto a prepararte, que seguro te sumará puntos extras en seguridad a la hora de afrontar la entrevista, especialmente si esta, es una entrevista grupal.

Tip: llevar impreso tu plan de trabajo, seguramente será un punto a favor para ti versus los demás concursantes del proceso. Como te dije anteriormente, puede que en la entrevista incluso no tengas chance de hablar sobre el tema, pero seguro, si lo entregas junto con tu hoja de vida, harás saber a tu entrevistador no sólo que te preparaste, sino de la calidad de profesional que tiene al frente. ¡Eso sí! Ten mucho cuidado con la información que incluyes en este documento. Asegúrate de tener fuentes claras y de estudiar la información.

Sé tú mismo:

Si bien existen protocolos de comportamiento, dress code y demás a la hora de asumir una entrevista de trabajo, mi recomendación es que no te excedas a la hora de querer encajar en el protocolo y que seas tú mismo. Actuar de forma natural hará que tu entrevistador pueda generar raport contigo, que sienta empatía y se identifique. Pero ¡Ojo! No te vayas a pasar de la raya en términos de confianza con la persona, porque puedes ocasionar el efecto contrario.

Tip: podrás encontrarte en un verdadero assesment sin darte cuenta durante la entrevista. Así que mi recomendación es que reacciones genuinamente ante cualquier situación con tu entrevistador. Recuerda que este tipo de evaluaciones buscan hacerte actuar ante una situación inesperada para identificar tus comportamientos y competencias. Las competencias que evalúan generalmente en este tipo de pruebas son tu capacidad de liderar, trabajar en equipo, tomar de decisiones y son más frecuentes en procesos grupales. Si este es el caso, no intentes sobresalir tu solo, más bien busca llegar al resultado pedido en equipo.

Haz valer tu experiencia:

Si ya has estado antes en entrevistas o procesos de selección, te habrás dado cuenta de que generalmente existen unas preguntas protocolarias que se hacen sobre el currículo: estudios, trabajos anteriores, porqué saliste tan rápido de aquella empresa, etc. Sin embargo, cada vez más, un entrevistador busca hacer preguntas situacionales. Es decir, basadas en la experiencia que ya tienes. Este es el momento de sacar tu artillería y sorprender. Prepárate para responder preguntas como éstas:

¿Cuéntame una situación muy compleja que hayas tenido que asumir en tu rol anterior y cómo saliste adelante de la misma? Busca una situación de aprendizaje, donde no solo hayas resulto la situación, sino que además haya algo por rescatar. Aprovecha para compartir cómo trabajas en equipo en este tipo de momentos, cómo sacas lo mejor de las personas, la información y herramientas disponibles. Siempre que hables de una situación difícil o un error y éste involucre más personas, habla de forma incluyente.

¿Cuéntame una situación de éxito en tu anterior trabajo? Este es el momento para sacar a relucir el logro más importante que hayas conseguido en tu vida profesional, pero no te quedes ahí. Aprovecha esta pregunta para contar cómo lo hiciste, tu estrategia para conseguirlo y las habilidades que desarrollaste en ese proceso para llegar al resultado. Cuando hables de situaciones exitosas, habla en primera persona, pues el entrevistador busca ver un logro tuyo. Eso sí, si otras personas intervinieron, no dejes de contarlo, pues esto muestra tu capacidad para empoderar y desarrollar equipos.

¿Cuéntame una situación retadora que hayas tenido con un jefe? ¿ …. ¿Con un compañero de trabajo?

Como estas, pueden hacerte muchas preguntas, donde el entrevistador estará tratando de identificar desde la experiencia que tienes, tus verdaderas fortalezas, tus oportunidades, y en general tu forma de trabajar. Es importante que seas honesto a la hora de contestar, no alardees más de la cuenta, pero tampoco escatimes en contar detalles importantes que puedan hacer ver tus habilidades y competencias.

Tip: siempre incluye situaciones reales, que hayas vivido tú como protagonista y no un compañero. De esta forma podrás dejar ver lo que realmente busca el entrevistador. Recuerda hablar en primera persona cuando hables de un logro o éxito, sin dejar de reconocer quienes intervinieron en tu proceso, pero debe ser un éxito tuyo. Y al contrario, a la hora de hablar de una experiencia de aprendizaje por un error cometido, inclúyete en el paquete, pues si el error fue de un pupilo tuyo, tú como líder debes asumir parte de la responsabilidad, y en hacerlo y acompañarlo para salir adelante, es donde el entrevistador encuentra el verdadero valor de tu liderazgo.

Hablar de las debilidades:

Esta es una de esas preguntas infaltables y que siempre nos cuesta responder. Puede ser que te lo pregunten de forma directa y abierta, o que a través de las situaciones del punto anterior el entrevistador las busque. Mi recomendación en este punto es que como te lo dije en el primer punto, te prepares.

Así como llevamos una lista de virtudes, capacidades y fortalezas para “venderte” en la entrevista, es necesario que te hagas un examen de conciencia y hagas tu listado de debilidades, u oportunidades de mejora, sin caer en el cliché… y sí, ¡es que todos dicen lo mismo!

Es importante que las identifiques y reconozcas, porque ¿vamos!, ¿Quién es perfecto? Nadie y tu entrevistador lo sabe. Así que no intentes irte de superhéroe. Incluso habla mejor de ti, abordar el tema con seguridad, que quedar en la nebulosa cuando te lo pregunten.

Sin rodeos, habla de una o dos cosas de las que ya identificaste previamente, y lo más importante, es que hagas énfasis, no en la debilidad, sino en lo que ya estás haciendo para darle la vuelta y potenciarlo en una fortaleza. Esto hará que te veas como una persona segura ante tu entrevistador, pero además conocedora de sí misma y con un claro plan de desarrollo personal. Es importante que seas sincero. Aunque tampoco es bueno exagerar ni victimizarse. No hay por qué darse tan duro, y siempre, siempre, hay que demostrar que, a pesar de las circunstancias, tienes el sartén por el mango.

Tip: es más frecuente de lo que crees que a la hora de hablar de debilidades, el entrevistado diga que es muy perfeccionista. Creo que lo usan con el interés de demostrar que esto no es del todo malo y que puede ser muy útil para el entrevistador. Pero ten presente que, un entrevistador experimentado sabrá que una persona demasiado perfeccionista es una persona insatisfecha por naturaleza y que muchas veces esto los lleva a ser un excelente procrastinador. Te invito a leer mi post sobre este tema. Así que, si realmente te consideras una persona perfeccionista y quieres compartirlo en la entrevista, mi invitación es que cuando abordes el tema, lo hables como un sinónimo de búsqueda de la excelencia y como un impulso a ser mejor cada día, sin que ello represente que estás insatisfecho con lo que has conseguido hasta hoy.

Por último, te voy a decir algo que yo, personalmente busco y que considero fundamental para tener un equipo sólido: la confianza y lealtad. Cuando le pregunto a mi entrevistado, ¿qué puede ofrecerme él que otros no? Siempre busco que alguien me diga eso. “En mi vas a encontrar una persona con las competencias y cualidades que te dije durante la entrevista, y además encontraras en mi alguien leal, de tu entera confianza”.

Esta es la estocada final para que convenzas y generes tu sello personal. ¡Ojo! Debe ser genuino, por supuesto, como todo lo que ya habías dicho a lo largo de la entrevista. Debes tener presente que en la mayoría de las compañías no basta con una entrevista durante el proceso de selección. El paso a seguir son las pruebas psicotécnicas, psicológicas, etc, según la empresa. Éstas son una fiel radiografía de ti mismo, ¡no te imaginas cuanto! Así que, si te excediste hablando cosas que realmente no eres en la entrevista, aquí seguro te llevarás sorpresas.

En resumen, prepárate bien, sé coherente, genuino y honesto, enfócate en vender tus resultados desde la experiencia en diferentes situaciones y no le tengas miedo a hablar de tus aspectos por mejorar, haciendo previamente un autoexamen con el respectivo plan de mejora.

Te deseo muchos éxitos si ahorita te estás enfrentando a un proceso de selección y espero que este contenido sea de tu utilidad…

Menciona a un amigo que esté en búsqueda de su trabajo soñado y quizás le caiga bien leer este post.

Les escribe,

Cata Vélez

También puede gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *