Motivación

CÓMO MANTENERTE MOTIVADO

 Miedo o falta de motivación? Cómo iniciar el camino a la consecución de nuestros objetivos sin morir en el intento.

Hoy estuve recordando un post que les compartí hace un tiempo sobre la procrastinación y me preguntaba la razón por la cual caemos tan fácilmente en procrastinar. Y bueno, creo que hay una causa raíz de esto. Creo que en la mayoría de los casos es el miedo o la falta de una verdadera motivación. Muchas veces, sacamos muchas excusas para explicarle a los demás la razón por la cual hemos estado aplazando ese propósito, sueño, o meta. Y lo peor es que a veces nos repetimos tanto esa misma excusa, que nosotros mismos terminamos por creerla y convertirla en nuestra verdad. 

Muchas veces decimos que no tenemos tiempo, o que nos da pereza, o que x o y cosa no se nos facilita, o que esta comida no nos cae bien, o que no estamos descansando, en fin. Creo que cada uno podríamos encontrar miles de explicaciones y convencernos de ello. Sin embargo, si evalúas conscientemente sobre la verdadera razón por la que no has iniciado, o por la que no has continuado, podrías encontrar dos caminos: tienes miedo, o falta de motivación.

Sí, el miedo es una excusa poderosa! Tanto, que muchas veces nos impide hacer lo que nos gusta, lo que tanto sueñas. El miedo nos paraliza y no nos deja avanzar. A veces, no sabes que el miedo está allí, y por eso, pones otras excusas. Por eso, mi recomendación es que cada vez que se te cruce una piedra en el camino y esto te haga frenar tu propósito, tómate un tiempo para analizar cuál es verdaderamente la razón por la que haz parado. Encuentra el miedo que hay detrás y pregúntate: ¿qué es lo peor que puede pasar si no lo hago? y ¿qué es lo peor que puede pasar si lo hago? ya verás que encontrarás respuestas poderosas. 

¡Ve por tu sueño, y si te da miedo, hazlo con miedo, pero hazlo!

Ahora bien, el otro motivo por el que sacamos excusas, es que no contamos con una verdadera motivación. Aunque me atrevería a decir, que esto de la motivación, viene acompañada de enfrentar el miedo. Por que bien, puedes tener una férrea motivación por hacer algo, pero si estás lleno de miedo, seguramente el segundo va a ser más poderoso. Por eso, no omitas el primer paso. Busca tu miedo y enfréntalo.

Una vez haz identificado tu miedo, le haz hecho las preguntas, y mejor aún, haz encontrado las respuestas, estás listo para afinar la motivación. 

Una verdadera motivación es aquella durable, que no se derrumba ante una adversidad. Una motivación que te mantenga vivo y conectado con tu propósito, firme con la visualización de la meta. Así que debes ser muy juicioso para encontrar una motivación que valga la pena, porque de lo contrario, te auguro un fracaso rápido.

Y aquí te va otra pista: rara vez una verdadera motivación va asociada a algo material o económico. Por ejemplo, si tu motivación es tener una casa lujosa, pregúntate cual es el verdadero propósito de tener dicha casa. Ese es tu verdadero por qué, tu motivación verdadera. Puede que ser que en este caso, la verdadera motivación sea tener un lugar de reunión familiar, ser el punto de encuentro para la familia y poder hacer lindas celebraciones, o tener un hijo, por ejemplo. Entonces, el identificar la motivación verdadera lo que va a hacer, es que clarifiques y priorices el camino para conseguir el objetivo. Seguramente conseguirás esa hermosa casa, pero sabrás que más allá de la casa, tendrás ese espacio de unión familiar que tanto deseabas y por lo que tanto trabajaste. ¿Ves la diferencia?

Ahora, es importante que una motivación vaya acompañada de un plan. De nada sirve tener un lindo sueño, y no tener miedo, pero dejarlo ahí, solo en sueños cargados de ganas de conseguirlo porque no das el primer paso. Pues bien, este no va a llegar personificado a tocar la puerta de tu casa. Así no funciona. Debes trabajar duro para conseguirlo.

El plan ayuda, entonces, a no perder de vista el objetivo, manteniendo claro el camino y siendo consientes de los posibles obstáculos. Es muy importante que lo diseñes en detalle, con tareas y plazos. Incluye presupuestos y recursos. Incluye metas cortas, que además tengan su recompensa, para que puedas monitorear el avance. Si visualizas tu objetivo por etapas, cada vez que consigas uno, estarás más cerca de tu gran objetivo y hacerte merecedor de una recompensa en cada etapa ayudará mucho a mantenerte motivado. Recuerda que el cerebro necesita sentir que es posible para que no empiece a buscar una salida. Como te lo conté antes, el cerebro es un órgano ecológico, por lo que siempre va a buscar el camino fácil para ahorrar energía, quiere decir que si se lo haces ver difícil, va a ser el principal enemigo de tu motivación.

Por último, recuerda que es importante el entrenamiento, la práctica. La experiencia hace al maestro y posiblemente cuando iniciaste el camino en busca de tu objetivo no lo eras, pero, cuando hayas intentado lo suficiente, estarás listo para conseguir la recompensa. Esto quiere decir que cualquier cosa que quieras alcanzar, no será gratis. Te costará trabajo duro y constante. La motivación será tu compañera los días difíciles, pero la disciplina será el ingrediente secreto. Si eres disciplinado, vas a ser capaz de mantenerte enfocado y de tener lejos la procrastinación. Cada paso que avances en el proceso será una ganancia, pues cada vez tendrás más experiencia y estarás reafirmando hábitos.  

En resumen

  • Identifica qué miedo te detiene y pregúntate qué es lo peor que puede pasar si lo haces y qué es lo peor que puede pasar si no lo haces. Derrota tu miedo.
  • Encuentra la motivación origen de tu sueño y apunta alto
  • Diseña un plan para conseguir tu objetivo y prémiate en el proceso cada que obtengas un avance según tu plan.
  • Mantente enfocado siguiendo paso a paso el plan.
  • Sé disciplinado hasta volverte un experto, esto hará más fácil conseguir el objetivo.
  • Visualízate llegando a la meta para que mantengas arriba tu motivación.

Para terminar, te quiero compartir una frase de Tonny Robbins que leí hace poco y me inspiró:

“El cambio no radica en la habilidad sino en la motivación”

Tonny Robbins

Si te gustó, compártelo con un [email protected]

También puede gustarte...

2 Comentarios

  1. Karian Freeman dice:

    Hola!!! Me encanta lo que escribiste pero las letras son muy chicas. Yo que soy medio ciega las veia un tanto borrosa.

    1. admin dice:

      hola Karian! gracias por tu comentario. Lo tendré muy en cuenta y espero sigas disfrutando el contenido. Todas las recomendaciones son más que bien recibidas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *