QUÉ HACER DURANTE LA CUARENTENA

Convierte estos días de aislamiento en una oportunidad para cambiar hábitos

Las últimas semanas nuestro mundo ha cambiado, nos enfrentamos a tiempos difíciles que nos retan a adaptarnos con velocidad y a valorar pequeñas cosas que hoy extrañamos y que hasta hace unos días pasaban desapercibidos para la mayoría. 

Seguro tu también estás en estado de confinamiento, aunque yo prefiero llamarlo a salvo en casa. Y con el paso de los días se nos va complicando el tema… nos aburrimos, nos sentimos poco productivos y hasta extrañamos sentirnos a millón como antes, verdad? Y que tal si lo vemos como una gran oportunidad? Hace cuánto no tenías tiempo libre para reencontrarte, desacelerarte, y dedicar tiempo a tantas cosas que venías aplazando porque nunca encontrabas oportunidad de hacerlo?

[email protected], tu momento llegó. Hoy quiero invitarte a que este tiempo de cuarentena lo veas como tu propio retiro. Tu momento de retomar viejos propósitos, encontrar nuevas pasiones y adoptar mejores hábitos. A continuación te comparto mis recomendaciones para que le saques el máximo provecho a esta temporada.

1. CONSTRUYE UN MAPA DE SUEÑOS:

Esta es una excelente herramienta de visualización y elevar consciencia para aterrizar tus propósitos y objetivos desde las diferentes dimensiones de tu vida. Existen diferentes técnicas para construirla. Puedes tomar revistas que tengas en casa y recortar imágenes con las cuales puedas identificar tus propósitos. También puedes dibujar, pintar o cualquier arte manual que se te ocurra y haga sentido para ti. Es importante que dediques un tiempo consiente a elaborarlo y como te dije antes, que involucres todas las dimensiones de tu vida: Laboral o profesional, familiar y de pareja, hobbies y pasiones, incluso es válido incluir aspiraciones económicas. Pregúntate, dónde estoy hoy en esta dimensión de mi vida? En qué nivel quisiera estar, qué aspectos mejoraría, qué podría hacer diferente y para qué, de qué maneras mejoraría mi vida y la de quienes me rodean si esto sucediera, Cómo me sentiría si estuviera en este nivel? Qué recursos necesito para conseguirlo? 

Una vez te hagas todos los planteamientos y preguntas consientes de estados presentes y estados deseados, prioriza los propósitos planteados en orden de relevancia y recursos necesarios, de forma que empieces a construir tu plan de acción. Es importante que te pongas plazos y chequees con frecuencia los avances de tu plan. Por eso es tan importante que hagas una buena priorización y empieces por retarte a hacer las cosas que dependan de ti y que implique el uso de recursos que tengas o puedas conseguir (cuando hablo de recursos no me refiero estrictamente a dinero: para desarrollar un objetivo necesitas recursos como tiempo, conocimientos, etc)

Ubica tu mapa de sueños en un lugar visible en tu casa, de manera que lo puedas tener presente todos los días, como un recordatorio a todos los sueños que quieres alcanzar y especialmente a las recompensas que tendrás cada que consigas alcanzar uno de estos objetivos en tu vida.

Por último, aprovecha este tiempo en familia para involucrar tus seres queridos en tu mapa de sueños. Compárteles tu mapa de sueños, pues aunque muchas veces creas que tu familia te conoce y tienen los mismos objetivos como familia, te sorprenderá encontrar que lo que alguna vez se hizo muy evidente como un sueño, por el afán del día a día quizás pasó a un segundo plano y será una bonita oportunidad para retomarlo. A lo mejor se haga evidente un sueño personal que tu familia no conocía y será el espacio perfecto no solo para compartirlo, sino para que te apoyen en la consecución del mismo. Igualmente, pueden construir un mapa de sueños familiar, donde se alineen los propósitos individuales y que les permita definir una ruta común que los reenfoque y haga sentido a las tareas, compromisos y trabajos individuales. En otras palabas, esta construcción colectiva les ayuda a tener un PORQUÉ y un PARA QUÉ común en casa.

2. PLANEA TU DIA:

Netflix, las redes sociales y las diferentes tareas de casa pueden  consumirte todo tu tiempo sin darte cuenta. Bien sea que estés trabajando en casa o que estés completamente parado de tus actividades habituales, necesitas construir una agenda y rutina diaria para que no desperdicies tiempo valioso.  Destina unos minutos consientes al empezar la semana para que planees las actividades que harás en los siguientes 7 días. Realiza una lista en un cuaderno y nuevamente priorízalas con los criterios de relevancia y recursos disponibles. Aprovecha este cese de actividades habituales para darte el permiso de iniciar hábitos más saludables que seguramente habías contemplado al inicio del año y que por el corre corre del día a día habías empezado a postergar. Date el tiempo para hacer algo de ejercicio físico, comer más saludable, aprender un nuevo arte o habilidad, leer un libro entre otras cosas que ayudarán a pasar los días más amenos.

Una vez hayas definido las actividades, realiza el cronograma diario donde especifiques la hora del día en la que harás cada cosa, así como el tiempo que destinarás para ella. Puedes utilizar las alarmas o el calendario del celular para que tengas alertas de tiempo que te ayuden a cumplir los horarios que habías planeado.

Si por cualquier motivo, debiste postergar una actividad, reprográmala y así garantizas que la puedas llevar a cabo en otro momento.

Importancia del ejercicio físico: seguro que muchos de nosotros no somos asiduos deportistas, inclusive ni siquiera vamos al gimnasio, por que no tenemos tiempo (casi siempre nos falta es disciplina). Sin embargo, en el paquete de rutina habitual estamos en constante movimiento, que de alguna manera lo suple (nos levantamos temprano, a hacer destinos de casa, llevar los niños al cole, llegar a la oficina a mil reuniones, salir corriendo por los niños, tareas, etc). Como estos días hemos estado literalmente encerrados, nuestro movimiento se reduce al que podamos realizar entre las 4 paredes donde vivimos y nuestro cuerpo lo siente. No te extrañe que hayas empezado a sentir por ejemplo, dolores de espalda o cintura a los que no venías acostumbrado. Es así como cobra relevancia poder moverte un poco por estos días de cuarentena. Aunque no seas deportista profesional, en las plataformas digitales encuentras miles de videos que te pueden guiar a hacer ejercicios de acuerdo al nivel de intensidad que puedas soportar. Hay para todos los gustos. Hacer por lo menos 25 minutos de ejercicio, nos ayudará a elevar los niveles de serotonina en nuestro cuerpo (hormona de la felicidad) y esto ayudará a que nos sintamos más animados y tranquilos en estos días. Está demostrado que el ejercicio físico previene la depresión. 

3. ORGANIZA TU ESPACIO:

Utiliza este tiempo en casa para ordenar. Haz tu propio Détox y ordena de adentro hacia fuera. Empieza por renovar cada mañana tus pensamientos. Puedes meditar, orar, o simplemente hacer una lista de cosas por las cuales estás agradecido este día. Evita tener todo el día en la TV noticias negativas, pues aunque no lo creas, nuestro subconsciente recibe esta información y la toma como propia. Es decir, aunque no te des cuenta, estamos procesando información negativa como verdadera todo el tiempo. En su reemplazo, puedes tener una playlist con tus canciones preferidas, o podcast con temas de tu interés personal. Continúa por ordenar tu ropa. Selecciona colores y tipologías de prendas. Aprovecha para seleccionar lo que llevas guardando un buen tiempo, esperando aquella oportunidad para ponértela y no se te ha llegado el día… es momento de sacarla. Seguro a alguien sí le servirá! Ya verás que sólo el hecho de reorganizar, sacar prendas para regalar y limpiar un poco, te hará sentir mejor. Ten presente que siempre que guardamos o acumulamos cosas, estamos intentando llenar algún vacío del alma. Puedes continuar con diferentes lugares de casa donde hace tiempo no puedes destinar tiempo para reordenar, como cocina, baños, los cuartos de los niños, el estudio entre otros. Te recomiendo el método de organización Marie Kondo. En esta tarea también puedes involucrar a los niños, seguro resultará entretenida y le darán uso a cosas que tenían llenándose de polvo en un rincón. Puedes aprovechar para reutilizar cosas y convertirlas en juguetes interactivos, o utensilios como materas para renovar el jardín. 

Si haces este ejercicio de manera consciente, podrás no sólo identificar el porqué has estado acumulando y guardando estas cosas, sino que además puedes tomarte un tiempo para reflexionar y encontrar la manera de llenar esta carencia desde el ser, para curar y seguir adelante.

Termina cada día con la práctica de la gratitud, puede ser en silencio a través de la meditación, la oración, o escribiendo.

4. MÉTODO 60/10:

Si estás trabajando desde casa, es importante que implementes el concepto de fluctuación en el trabajo. Adecúa un lugar de casa donde cuentes con un espacio cómodo y tranquilo, que cuente con la iluminación y ventilación adecuadas para que puedas desarrollar tu trabajo sin grandes interrupciones y con un ambiente que propicie la concentración. pero cómo es eso de fluctuación? Diferentes investigaciones apoyan el hecho de que para tener resultados extraordinarios, se requieren periodos de concentración y máximo desempeño, alternados con periodos de descanso. El método 60/10 del cual se habla con profundidad del “El Club de las 5 de la mañana” de Robin Sharma, como una de las 10 tácticas para ser un genio, nos enseña a alcanzar periodos de máxima concentración por 60 minutos, con descansos de 10 minutos. Esto nos permite ser mucho más productivos, cuidando siempre el balance. Utiliza el temporizador del celular para contabilizar los tiempos e invierte bien el tiempo de recuperación. Como se trata de darle un respiro también al sistema nervioso, debes alejarte de todos los aparatos tecnológicos. Utiliza el tiempo para hacer una meditación, escuchar una canción que te haga bailar o date una asomadita al balcón, ventana o jardín de tu casa. Respira profundo y acercate a tu esencia. Estos cortos minutos de desconexión, harán que te conectes con tu hemisferio derecho, para activar tu creatividad y te prepararán para tener un nuevo periodo de máxima productividad.

Como última recomendación, te diría que estos tiempos de cuarentena, aún cuando allá afuera puedan estar pareciendo difíciles, depende sólo de ti convertirlos en días llenos de buena vibra, días productivos y reconfortantes, donde tendrás la oportunidad reconectar con tu esencia, habrás adoptado hábitos más saludables y habrás aprendido a valorar lo verdaderamente importante. Recuerda que cuando las condiciones externas no dependen exclusivamente de mi, puedo accionar y cambiar las que sí están a mi alcance. En este caso, mis comportamientos, actitudes y cuidados. Si cuando todo esto pase, este mundo no ha cambiado, no habremos aprendido nada. Manos a la obra!

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *